Seleccionar página

Imagina que al llegar al país de tus sueños, ese país que tanto te apasiona y con el que tantas ganas tienes de conectar en tu viaje, te encuentras inmersa en una montaña de turistas que te atrapa. Te atrapa tanto que tu idea de acercarte a la gente local es algo casi inalcanzable.

Lo sé, es una sensación jodida. Tal vez tú no seas como los demás, pero nadie lo sabe.

Como yo he pasado por ahí, voy a intentar echarte una mano para que no te pase lo mismo.

Voy a pasarte unas cuantas herramientas para que consigas ese ansiado momento de interacción local-viajero. Ánimo, que merece la pena 🙂

 

7 REGLAS DE ORO PARA INTERACCIONAR CON LOCALES EN ENTORNOS MUY TURÍSTICOS

 

No hagas lo que todo el mundo hace

Si haces lo que todo el mundo hace vas a ser tratado igual que ellos. Es poco probable que una persona local te invite a entrar en su casa, que la señora de la pescadería se te ponga a hablar o que los abuelillos que ves jugando al dominó te digan que te unas a ellos. Si estás todo el día con la cámara al cuello, un helado en una mano y entrado y saliendo de un taxi no va a pasar.

Si no quieres ser tratado de la misma manera que el resto de turistas no hagas las mismas cosas que ellos. Sencillo como una mesa de cuatro patas.

Viaja haciendo autostop

Hacer autostop tiene múltiples beneficios. Un win-win-win en toda regla. ¿Por qué?

– Es una manera de salirse de la ruta habitual cubierta por los medios de transporte más comunes. Llegarás a otras ciudades y pueblos donde puede que sí seas alguien más exclusivo.

– En muchos países la gente se apiadará de ti por tener que recurrir a esta manera low cost de viajar. Muchos pensarán que no tienes un duro, así que es fácil que te ofrezcan ir a comer, a cenar o pasar la noche en su casa.

No pienses exclusivamente en la pasta, sino también en que estarás compartiendo almuerzo o casa con alguien de local, y posiblemente una buena charla entre tanto.

Coge el transporte más barato

Otra opción alternativa o complementaria al autostop es la de coger el transporte más barato posible.

¿Un tren nocturno de 15 horas sin cama por la India? A por él. ¿Qué es lo peor que te puede pasar?¿Que duermas poco y mal y al día siguiente estés cansado? Pásame los pañuelos y lloremos juntos.

¿Lo mejor? Ser invitado a banquetes nocturnos en pleno tren, espachurrarse entre risas en autobuses llenos de locales, gozar de las músicas tradicionales más horrorosas habidas y por haber y otros muchos tiernos y simpáticos sin sentidos.

Aprende algunas palabras en el idioma local

Me he cruzado con infinidad de gente viajando que no aprende nada del idioma local porque para el tiempo que va a estar, no le compensa. Y me parece genial, pero su objetivo no es el tuyo.

Recuerda ésto: cada palabra cuenta. Cada palabra que te sepas y sueltes son puntos extra, todo suma. Aunque haya algo que no recuerdes, si sabes la mitad haz el intento. Yo por ejemplo solo me se los números del 1 al 10 en Tailandés, pero si tengo que decir 3000 me las apaño número por número, y si de alguno no me acuerdo lo dibujo en el aire y listo.

A veces solo el hecho de hacer el esfuerzo para hablar en su idioma, aunque salga un churro, es una cosa que se recoge con muchísimo aprecio y respeto, y recuerda lo muchísimo que eso juega en tu favor 😉

Quédate quieto y observa

¿Vas por un mercadillo de comida paseando y de repente ves una pelota de algas con aspecto alienígena que te llama la atención? ¿Hay unos tipos jugando a algo que te mueres de ganas por probar?

Quédate mirando y deja que las cosas sucedan. Si alguien te mira, mírale. Un ejercicio puramente pasivo. Así de fácil nos lo pone la vida a veces.

Si te muestras como alguien interesado la gente va a inquietarse y querrá saber qué es lo que estás mirando con tanto interés. Con un alto grado de probabilidad se van a acercar a decirte algo.

Se un auténtico bicho raro

No falla. Si eres un tipo raro dejas de ser un turista corriente, por lo menos te conviertes en un turista raro, y éso ya es un triunfo.

¿Que creéis que pasaría si en la carnicería de un pequeño pueblo de Teruel de repente se plantara un Noruego y se tirase 24 horas dentro sentado en una silla? ¿No creéis que la gente del pueblo empezaría a hablar y a preguntarse quién narices es ese fulano tan raro? Pues tú puedes ser ese Noruego a quien se le acerquen las viejecitas a ver qué es lo que pasa.

Los límites los pones tú. Vuélvete todo lo loco y creativo que quieras, que para eso es gratis 🙂

Entra a un colegio andando a cuatro patas, cocina algo típico de tu país e invita a la gente de la calle a probarlo o súbete a cantar en el karaoke de una boda. ¿Qué tienes que perder? ¿Que se rían de ti? Si eso pasa no te preocupes, lo estás haciendo bien.

Haz un voluntariado en algún negocio local

Hacer un voluntariado tiene la ventaja de que puedes irte a las zonas rurales más remotas e inaccesibles para un turista y saber que no morirás en el intento.

Puedes desde cambiar las sábanas en un hotel hasta ser guía acompañante en una reserva natural de mariposas o trabajar en una granja. Hay para todos los gustos

Echa un vistazo en estas plataformas para ver un poco qué es lo que se cuece en tu país de destino. Aviso: hay mogollón de ofertas.

Workaway

Helpx

Woofing

Con esto ya estás más que preparado/a para una buena inmersión cultural y social, aunque las condiciones de partida te lo pongan más difícil de lo que pensabas.

 

Ya sabes, visualiza tu objetivo y sonríe colega!  😀

Pablo Bienz

Pablo Bienz

Tengo la convicción de que el mundo se mueve hacia una escala de valores cada vez más humana.

Escribo con el propósito de conectar a todas aquellas personas que quieren dejar de imaginar para pasar a ser partes activas de un cambio real.
Pablo Bienz
Share This

¡ÚNETE A LA COMUNIDAD!

 

¿Quieres que te avise de lo que voy publicando además de recibir contenido exclusivo?

-

Ni Spam ni nada que se le parezca. A mi tampoco me gusta.

¡Enhorabuena! Ya estás suscrito/a :)