Seleccionar página
¿Preguntas para escuchar o para replicar? Gestión eficaz del feedback

¿Preguntas para escuchar o para replicar? Gestión eficaz del feedback

“El desarrollo constante es una norma de la vida. Una persona que trata de mantener sus dogmas para mantenerse inalterable se conduce irremediablemente hacia la falsedad”
– Mahatma Gandhi

 

 

Recibir una crítica es mágico.

Primero es una oportunidad de saber más sobre algo tuyo. Algo que has hecho, piensas o te define como persona.

Lo segundo es porque nadie critica nada que le resulta indiferente, así que enhorabuena, tu historia no es un bodrio infumable del que la gente pasa página.

Ahora bien, por qué es tan sumamente difícil recibir una crítica o feedback?

 

Sí, gracias.

 

Durante medio año estuve impartiendo talleres sobre nuevas metodologías educativas a profesores de colegios e institutos.

Una de las dinámicas consistía en que un grupo de personas recibían feedback acerca de una actividad que habían creado para el resto de participantes. La regla es que sólo podían decir sí, gracias.

Sólo había que escuchar y agradecer con una sonrisa.

Me gustaría tener aquí las fotos de sus caras, desgañitándose, retorciéndose como culebras y en definitiva sufriendo. Todo por no poder justificarse con cosas del tipo ‘es que no me ha dado tiempo a acabarlo bien porque blablabla’.

 

El por qué de la regla del sí gracias

¿Cuando preguntas algo lo haces para escuchar la respuesta o para pensar en la replica que vas a dar después?

Supongamos que alguno de estos profesores receptores de la actividad expresa que estaba perdido en la porque no entendió la explicación.

Reacción habitual por parte de la organizadora: Empezar a maquinar en el cerebro una respuesta para justificar que aunque tenía las instrucciones no las pudo imprimir por la razón que fuera.

Resultado según la reacción habitual:

1. El cerebro no es capaz de gestionar dos cosas a la vez, así que mientras prepara la excusa perfecta obviamente no está haciendo ni caso a lo que la otra persona está diciendo.

2. Cuando alguien no se siente escuchado directamente deja de tener interés en compartir una opinión. Se esfuma. Y nosotros nos quedamos sin conocer realmente las sensaciones de las personas para las cuales hacemos lo que hacemos.

 

El momento crítico: Atreverse a saber más.

Hay un momento clave para lo cual es fundamental conocerse un poco.

Nos lanzan una crítica que nos revuelve el estómago. No importa si es cierta, si no; la verdad de todo esto es que uno se mira por dentro y siente como sube la bilis, el estómago se le hace un nudo o la cara se le pone roja, por ira, por vergüenza o la razón que sea.

Esas emociones son saboteadoras de cinturón negro, porque nos impiden saber más.

Tenemos entonces el momento de la bilis, donde estamos a punto de rugir como el león de la Metro Goldwyn Mayer a aquel o aquella que ha tenido la osadía de meterse en nuestros asuntos.

Asumámoslo. Nadie quiere sentirse un pringao, o que le digan algo que cuestione horas y horas de trabajo en un proyecto tal.

La naturaleza de nuestra educación hace que sea así, el ego es muy poderoso. Para conseguir lo contrarío hay que empezar a currárselo.

 

Vía A. Un paso más y saco a los perros

– Pablo, creo que tu forma de escribir es infantil

+ ¿Pero es que tú has escrito algo alguna vez?

Mensaje claro: Pírate.

Una respuesta suavizada pero con las mismas consecuencias:

+ Bueno, escribo infantil porque creo que así tengo un contacto más cercano con la gente.

Mentira podrida. Lo que no quiero es meter la cabeza en una conversación en la que puede que me cambien la visión, me hagan replantearme conceptos o sufra. No tengo el valor para meterme en semejante jardín

Pero en realidad todo esto aflora porque yo he decidido sufrir, porque yo he hecho que lo que escribo me defina como persona y que mi Pablo escritor de porcelana acabe hecho añicos no es el plan que me mola para esta tarde.

¿No es un poco ridícula toda esta amalgama emocional?

En realidad yo quiero aprender a escribir bien, escribir de forma infantil no es algo que persiga. ¿Por qué no dar la cara a lo que otra persona tiene que decir en vez de girarla?

 

Via B. Limpiar el camino de hojas.

– Pablo, creo que tu forma de escribir es infantil

+ La verdad es que últimamente estoy probando con diferentes registros pero no acabo de dar con la tecla, ¿cómo lo ves tú?

No solo te voy a escuchar, sino que te encima te voy a limpiar el camino de hojas para que te despaches a gusto.

Si alguien quiere darte una opinión sobre algo que a tí te importa eso es ORO PURO. ¿De verdad vas a rechazarla para salvar tu ego o una situación potencialmente incómoda?

 

Es imposible agradar a todo el mundo

– Hola, su vestimenta es de auténtica vergüenza

+ Ok, gracias, que tenga un buen día.

Como en todo, existe la posibilidad de recibir un feedback poco valioso, ya sea porque es un tema que no te interesa lo más mínimo o porque para tí aporta poco valor a lo que ya sabes.

Nunca te ha pasado que ves algo en los medios de comunicación sobre un tema que dominas y te sale un institivo “ésta gente no tiene ni idea”.

El mundo es como un campo de trigo. Hay paja y hay grano.

Para saber qué vale y qué no solo se me ocurre una solución: probar todo el rato.

Escuchar todo tipo de opiniones, ver con cuáles te quedas, por qué y asumir que siempre habrá opiniones que no se alineen contigo sin darle mayor importancia.

 

Practica la escucha activa.

Con todo esto que llevas leído vamos a empezar a jugar, desde hoy mismo. ¿Cómo? Pues escuchando mucho.

Cada vez que estés en una posición de recibir una opinión externa sal un poco del plano de tú a tú. Mírate desde fuera y analiza la dinámica de la conversación.

¿De qué manera interactúas? ¿Ayudas a la otra persona a dar su opinión o por el contrario la frenas, cortas o expulsas?

1. Identifica cada momento en el que te justificas. No te aporta absolutamente nada útil.

2. Analiza bien lo que te cuentan, no quien te lo cuenta. Sé sincero o sincera contigo misma, si lo que te cuentan tiene sentido, aunque te revuelva las entrañas, dale un par de vueltas que posiblemente las merezca.

3. Recaba el máximo de información, mete en un cajón lo que te interesa y guárdalo como una herramienta disponible para cuando quieras utilizarla.

4. No te atribuyas la crítica como algo personal. Si alguien dice que cocinas de pena, en todo caso solo significa que no le gusta -subjetivo- lo que ha probado -no necesariamente todo- de lo que tú cocines . Personalizar las críticas hace muy difícil ponerse a escuchar. Deslígalas de tu persona.

Foto: http://www.bonkersworld.net/

Cómo NO empezar tu primera idea de negocio

Cómo NO empezar tu primera idea de negocio

 

En Mayo de 2016 lancé mi primera idea de negocio real junto con otra persona. Actividades de ocio para niños en salas de conciertos.

El modelo era sólido como una roca, o al menos eso nos parecía. Te cuento el planteamiento:

Las salas de conciertos tienen un local muerto durante las horas diurnas que no usan y que sin embargo están pagando religiosamente. Nuestra propuesta solo tenía que mejorar ‘no perder dinero’.

Mi compañero tenía una cartera de clientes llenita de padres que ya le conocían de haber montado cumpleaños para sus hijos, actividades extraescolares y cosas así. No teníamos que preocuparnos ni de hacer difusión.

Casualidades del destino, la normativa en Madrid con respecto a las salas de concierto cambió justo en el momento en el que decidimos lanzar nuestra idea. Donde antes no podían entrar menores en ningún momento ahora sí, siempre que fueran actividades tuteladas y sin publicidad de bebidas alcohólicas y así. No teníamos competencia, ni los locales diversidad de opciones. Eramos como dos aguadores en medio del desierto.

¿Fácil verdad?

Eramos buenos haciendo lo que hacíamos. Había una necesidad real. Teníamos a los clientes.

Ni a los hijos de los reyes se las ponían tan a huevo.

 

LECCIÓN NÚMERO #0 LA LÓGICA NO DEFINE LA REALIDAD.

 

Nuestro plan era la bomba. En nuestras cabezas, en nuestros mundos. Utilizamos nuestra lógica, para nosotros todo tenía un sentido claro, todo estaba cristalino.

De lo que no nos dimos cuenta más tarde es que nuestra lógica no era como la de otras personas. Igual que la de un hijo no es como la de su madre ni como la del vecino del quinto, lo mismo nos pasó a nosotros.

Ya he desvelado el final de la historia con el título, así que sí, como ya venías intuyendo FRACASAMOS.

Yo ni me lo podía crear. ¿O sí?

Veamos qué es lo que falló.

1. NO CENTRARNOS EN GENERAR INGRESOS.

Los dos lo teníamos muy claro. Montamos todo ésto para ganar dinero, para tener un sueldo haciendo algo que nos gustara. Sin embargo, a la hora de la verdad le dimos prioridad a todo antes que a nuestros ingresos:

Los niños, las actividades, la luz, el decorado, que el espacio fuera accesible, el cartel, nuestras camisetas, nuestro nombre artístico…podría seguir hasta cien.

Entiendo que alguien diga, ‘hombre, que los niños se lo pasen bien es centrarse en los ingresos’, Mi opinión ahora es que depende del enfoque:

Quiero ganar dinero. ¿Qué necesito? Que la gente consuma. ¿Qué necesito? Que vengan padres. ¿Qué necesito? Que vengan sus hijos. ¿Qué necesito? Que se lo pasen bien.

Parece lo mismo pero no lo es, ¿por qué?. Porque si conseguimos que se lo pasen bien haciendo un poco de ejercicio éso va a conseguir que al final tengan sed y se pidan un refresco. Sino no.

Cuando un padre o una madre vaya a la barra a por una Cocacola es bastante posible que también se pidan algo para ellos.

Ahora se lo pasan bien pero también nosotros conseguimos ganarnos el sueldo.

Las estrategias de venta no tienen nada de perverso, ya es hora de quitarle tantos complejos al tema de vender.

Si los niños quieren pasárselo bien, o sus padres/madres tener un plan distinto el Domingo por la mañana, ellos son los primeros interesados en que nosotros saquemos algo por lo que hacemos . Si el plan no es sostenible, el plan muere. Todos perdemos.

2. NO COGER UNA VISIÓN GLOBAL DEL COSTE BENEFICIO DESDE EL PRIMER MOMENTO.

Un día que yo ya empezaba a ver que económicamente el plan se tambaleaba, decidí llamar al dueño de la sala para quedar con él para echar números contando absolutamente todos los factores.

Lo realmente importante se resumía, como casi siempre, en algo muy básico:

A-B>0

Es decir, que los ingresos (A) tenían que ser mayores que los gastos (B).

 

Ingresos: Entrada y consumiciones.

Entrada: no queríamos cobrar a todo el mundo. Niños o padres, pero no ambos, no parecía ético cobrar a un padre solo por tener que estar ahí figurando como tutor legal, ¿no?

Consumiciones: Piensa en cuando eras pequeño. Cuantas cervezas se tomaba tu padre o tu madre cuando tenían que esperarte mientras tu retozabas en la piscina de bolas? Una? Ninguna?

Yo los recuerdo más bien sentados en una silla, sujetando el abrigo y con cero ganas de socializar.

Nosotros no incentivamos que los padres y madres consumieran nada, ¿resultado? Ni 100€ en consumiciones por día.

 

Gastos

Un camarero para servir consumiciones. No es legal que nosotros las sirvamos sin estar contratados por el local. 60€ por cada ‘sesión’. Glups.

Electricidad, y todo el rollo, pero contando con que todas las cámaras de hielos y otras historias tenían que estar encendidas desde el día antes -nuestras actividades eran por la mañana-.

Los zumos son un euro, pero claro, 0.30 hay que descontarlo que es lo que se le paga al proveedor.

Y al acabar hay que contratar a alguien que limpie -o limpiar nosotros- para no dejar el suelo lleno de palomitas y confeti.

Y así sucesivamente.

Pequeños gastos que se iban sumando haciendo del grano una montaña.

Ahora me hace mucha gracia cuando oigo a gente decir que nos ‘roban’ cuando nos cobran un refresco a 2€ cuando al bar le cuesta 40 céntimos. Si tan clara está la ruta del dorado, ¿por qué no se lanzan a ello?

Bueno, seguimos. A todo ésto, los beneficios había que dividirlos entre dos, mitad para nosotros mitad para los dueños del local. Y a su vez entre dos -mi compañero y yo- para llegar a lo que finalmente me metía en el bolsillo.

El primer día hicimos medio aforo y creo que me volví a casa con poco más de 15€.

4 horas de espectáculo y actividades y muchísimas más de trabajo previo de planificación, diseño, etc. Poco más o menos estábamos pagando por trabajar.

Que no cunda el pánico, estamos empezando. ¿Pero empezando con qué? Si el primer día estábamos haciendo ya medio aforo, ¿eso quería decir que el día que llenásemos íbamos a hacer 30€?

Bloqueo.

3. NO PENSAR EN UN MODELO DE NEGOCIO ESCALABLE.

Neogcio escalable: que tenga vías de crecimiento. Si compras un terreno de 1×1 metros es difícil que vendas más de 40 manzanas.

Nuestro entorno de trabajo se reducía al viernes por la tarde, sábados y domingos. Entre semana, poco o nada.

Pensamos en desdoblarnos y hacer un par de locales, pero tanto mi compañero como yo eramos necesarios en nuestros propios shows. Ambos eramos dinamizadores, músicos, etc. Teníamos que estar presentes, y por el momento juntos.

Otra complicación. La cartera de clientes que teníamos se ceñía a un solo barrio de Madrid. Si queríamos expandir horizontes a otras salas de concierto en otras zonas de la ciudad nos iba a tocar arañar clientes desde la más absoluta nada.

El horizonte era bien oscuro. No había, o había muy pocas, vías claras para poder crecer, generar más ingresos o tener otras posibilidades donde desarrollar nuestra actividad.

4. NO PRIORIZAR

‘Cuando las prioridades están claras, las decisiones se hacen fáciles’

Un error nuestro fue no monetizar el negocio, pero realmente ese error vino por no priorizar y ser consecuentes.

¿Cuál es el objetivo último? ¿Por qué haces lo que haces?

Nosotros queríamos ganar dinero con lo que hacíamos, éso estaba claro desde el principio, pero a la hora de la verdad le dedicábamos el mínimo espacio de tiempo. Todo tenía más importancia, pero sin embargo no era lo que iba a sostener el proyecto a largo plazo.

Hay gente que lleva a cabo actividades por otros objetivos que no son ganar dinero. Desde luchar por los derechos de otras personas hasta acampar en medio del monte.

Estas personas saben perfectamente que no tienen ningún objetivo en ganar dinero, y no le dedican ni un solo segundo. Y hacen de maravilla.

5. NO PEDIR FEEDBACK (O PEDIR FEEDBACK DE POCA UTILIDAD)

Feedback se define como una opinión externa. Y añadiré algo: un buen feedback es oro puro.

Nosotros pedimos feedback, sí. A los padres y a los peques. ¿Os ha gustado? Sí. ¿Volveríais? Sí. ¿Qué os gustaría que hiciéramos? Bueno ya han dicho que van a volver ¿no? Entonces para qué cambiar, nos quedamos ahí.

Otra vez el local lleno para sacar 15€.

Entretener se nos daba de maravilla, pero en nuestra poca amplitud de miras seguíamos abordando ese aspecto como única vía de mejora.

Eramos pintores de bicicletas.

¿Alguien se imagina a Lance Armstrong eligiendo durante meses y con un detalle minucioso los colores de cada parte de su bicicleta con el objetivo de ganar el tour?

No, se sube al sillín y se pone a dar pedales desde primera hora de la mañana. Se dedica a mejorar en lo importante para SU objetivo.

Nosotros no pedimos Feedback en ningún momento que nos sirviera con la parte económica de nuestro negocio.

  • No pedimos feedback a los dueños de la sala.
  • No preguntamos a amigos que supieran de este tema concreto.
  • No contratamos a un experto, cuando ya estábamos a punto de renunciar, para que nos diera unos puntos claros sobre los que actuar.

Dábamos una espectáculos estupendos y queríamos comer de los aplausos, pero con el tiempo -poco- nos dimos cuenta que los aplausos están bien pero te dejan con un hambre terrible.

 


 

Al final todo murió por no ser sostenible. Murieron las conversaciones con los dueños de la sala, nuestra ilusión marchito y todo se lo llevo la corriente poco a poco hasta que cuando nadie movió un dedo, nada pasó, y dejó de haber actuaciones.

Si de esta breve experiencia puedo dar algún consejo, es éste: Aparta la niebla y define claramente y sin tapujos tu objetivo número 1. Haz que todo lo demás sirva para darle fuerza.

No cometas los mismos errores que yo, pero permítete cometer errores. El aprendizaje de hacer, de probar y de lanzar cosas no se consigue ni con 100 años de estudio.

When was the last time you tried something giving your best and failed? What do you really lose when things go wrong? Pride? Would you survive? Yes? Then fail more.

– Sebastian MARSHALL

¡Ánimo! 🙂

Las 30 palabras imprescindibles para dar la vuelta al mundo

Las 30 palabras imprescindibles para dar la vuelta al mundo

 

¡Hola viajer@ por libre!

Hoy te traigo algo importante.

Quiero compartir contigo la que posiblemente sea mi herramienta más útil a la hora de viajar.

¿Sobre qué? Pues sobre mi tema estrella: La comunicación

 

¿Cómo me comunico si estoy en un lugar poco o nada turístico y necesito ir al hospital, encontrar agua o un lugar en el que pasar la noche?

 

Uno de mis hobbies viajeros es ir apuntando en mi libreta palabras de todos los idiomas. Un poco de comida, cómo saludar, dar las gracias, alguna chorrada para reírme con la gente local y cosas de ese estilo.

Durante mi viaje por el Sudeste Asiático, me dediqué en los ratos muertos a pensar cómo crear un listado de palabras que pudiera salvarme el culo en cualquier país al que iba. El mínimo de palabras necesario para expresar las necesidades más básicas.

Cada vez que entraba en un país nuevo, abría mi cuaderno y apuntaba en una hoja todas las palabras que me parecían importantes. Eso sí, siempre me tenían que caber en una hoja, porque esa hoja una vez traducida la arrancaba y marchaba directa a mi bolsillo.

No os puedo expresar lo vital que era para mi tener en el bolsillo o en la riñonera un trozo de papel con todo lo fundamental. A veces hasta le hacía fotocopias y me guardaba una aquí y otra allá.

Pues bien, ahora que ya no estoy de aquí para allá he decidido que quiero compartir todo esto con otras personas y no quedármelo para mi solo. Sharing is caring.

¿Y qué es lo que he hecho? Pues crear una guía de traducción minúscula, eficaz y polivalente para viajar por todo el planeta.

 

LO MÍNIMO NECESARIO PARA CUBRIR UNA EXTENSIÓN MÁXIMA

 

30 palabras, ni una más ni una menos.

En esta guía lamentablemente no encontraras cómo pedir una cerveza o frases para ligar. Aunque si la utilizas con maestría quién sabe 🙂

 

5 idiomas para abarcar el máximo posible.

La traducción de estas 30 palabras está hecha a los 5 idiomas que son lengua oficial de mayor número de personas.

Dicho de otra manera: Aquí vas a encontrar los 5 idiomas que más habitantes en el mundo hablan, aunque no sea su primera lengua. Son éstos: Inglés, Francés, Chino, Árabe e Hindi.

Considerando que si estás leyendo ésto eres una persona hispanohablante, con esta guía cubres más del 90% de la población del planeta.

 

OBJETIVO: QUE TE QUEPA EN EL BOLSILLO

Te cuento una cosa que me pasó a mi muchas veces.

Paraba a alguien local a quien quería preguntarle algo. Empezaba diciendo algo en inglés para tantear el terreno, pero resulta que no, eso no iba a funcionar. Empezaba el juego.

Justo en ese momento me daba cuenta de que mi guía estaba al fondo de la mochila. Papelón. Me la tenía que quitar, sacar algún pantalón y para entonces la persona que tenía enfrente bien se había largado o ya no estaba tan predispuesta.

Me dejaba un cuerpo fatal porque quemaba mis cartuchos por no tener las herramientas apropiadas. Si luego seguía con la guía en la mano para que no pasara otra vez, solo tenía solo una mano disponible, y eso al final comprometía mi expresión gestual. No estaba nada cómodo.

Uno de los objetivos de esta guía es que no necesite más que una hoja tamaño A4 -o una cuartilla si aprovechas las dos caras-. Que te quepa en el bolsillo del pantalón vamos.

 

¿POR QUÉ ESTA GUÍA NO ES COMO UTILIZAR GOOGLE TRANSLATOR?

 

Detrás de esto no hay un diccionario ni un traductor online, hay personas.

Al inglés y al francés he traducido yo mismo.

Al árabe traduce mi amigo David Kol, licenciado en filología árabe, viajero y escritor, con quien compartí varios días de viaje.

Al chino traduce mi amiga Yap, una chica malasia de etnia china que fue mi anfitriona Couchsurfing en Alor Setar.

Al hindi traduce mi amigo Ismail, aventurero y fotógrafo que me acompañó en mis días como cooperante en India.

En el caso del Árabe, Chino e Hindi también aparece la pronunciación para una persona hispano hablante.

 

VERBOS

ESP ING FRA ÁRABE CHINO HINDI
Ser y Estar Be Être 成为 cen wei होना Hona
Tener Have Avoir  لدي  Laday yuo है Hai
Poder Can Pouvoir ممكن Mumkin 可以 ke ei कर सकते हैं Kar sakthe hain
Querer Want Vouloir   حاخة Haya 需要 shi yao चाहते हैं Chaathe hain
Saber Know Savoir عرف   Arafa  要知道 yao zhi dao जानना Jaanana
Ir Go aller ذهب  Dahaba 将去 yung qu चले जाओ Chale Jao

SUPERVIVENCIA BÁSICA

ESP ING FRA ÁRABE CHINO HINDI
Agua potable Drinking water eau potable ماء معدني   Má Ma-dani 饮用水 yin yong shui पीने का पानी Pine ka Paani
Comida Food norriture طعام   Ta-ám 食物 si woo भोजन Bhojan
Dormir sleep dormir  نوم  Naum 睡觉 sui jiao नींद Nindh
Baño toilet toilette حمام   Ham-mam 洗手间 si show yan शौचालय Shauchaalay
Dinero money argent نقود Nukud 钱  qian पैसे Paise
Hospital hospital hôpital مستشفى    Mus-tash-fa 医院 Yi yan अस्पताल Hospital
Policía police police شرطة    Shurta 警察 chin ca पुलिस Police
Embajada embassy ambassade سفارة   Sifáara 领事馆 ring si kuan दूतावास Dootaavaas
Ayuda help Aide ساعدني! Sa-dáni  救命  yiu min सहायता Sahayata


INTERACCIÓN

ESP ING FRA ÁRABE CHINO HINDI
Si yes oui نعم   Na-am si हाँ Haan
No no non لا    La 不是 bu si नहीं Nahi
Yo Me Je أنا Ana wo मैं Main
You Tu أنت   Anta nii आप Aap
Dónde Where  أين؟   Ayna 哪里 na nii कहा पे Kaha pe
Cuándo When Quand متى؟  Mat-ta 什么时候 se mo si hoe कब Kab
Ésto This ça  هذا  Hada 这是 ye si इस Is
Aquí Here ici  هنا  Huna 这里 ye li यहाँ Yahaan

CORTESÍA

ESP ING FRA ÁRABE CHINO HINDI
Hola hello Bonjour أهلا    Ah-lan  你好 nii haw नमस्ते Namaste
Gracias Thank you Merci شكرا    ShuKran 谢谢 sert sert धन्यवाद Dhanyavadh
Me llamo – My name is – je m’appelle – – اسمي – Ísmi 我的名字是 – wow de Ming gi si – मेरा नाम – Mera Naam –

 

TRANSPORTE

ESP ING FRA ÁRABE CHINO HINDI
Tren Train train قطار   kitáar 火车 ho yek रेल गाडी Rail gaadi
Autobus Bus bus  الأتوبيس al Utubis  巴士 ba si बस Bus
Taxi Taxi taxi سيارة أجرة  sayarat  uyra 的士 de si टैक्सी Taxi
Aeropuerto Airport aéroport  مطار Matáar 飞机场 feik yik chang हवाई अड्डा Havai Adda

 

¿CÓMO SACARLE EL MÁXIMO BENEFICIO A ESTA GUÍA?

 

 

COMUNÍCATE COMO LOS INDIOS

Como podrás observar he decido no incluir ni preposiciones, ni determinantes ni nada que no sea estrictamente lo esencial para llegar a comunicar un mensaje. Con esta guía te van a quedar frases tipo ‘querer baño’ ‘Donde tren’.

Aunque no la frase no sea del todo correcta sí serás 100% explícito. En los ejemplos anteriores está claro que lo que pretendes decir es ‘quiero ir al baño’ y ‘dónde está el tren’. Se me hace poco probable que alguien entienda que quieras comerte un baño o saber dónde fue construido el primer tren. Si ocurre échate unas risas a mi salud.

OJO CON LAS PRONUNCIACIONES

Hay idiomas en los que la pronunciación cambia las palabras de forma radical, como es el caso del chino.

Te lo explico un poco mejor. Digamos que allí decir Thank you con énfasis en la ‘a’ o en la ‘u’ constituye dos palabras totalmente diferentes. Es muy posible que si vas a países un idioma de estás características no te entiendas bien a veces ni en inglés.

Si la cosa no queda clara lo mejor que puedes hacer es mostrar por escrito lo que quieres decir. Ahí es cuando echarás mano de tu bolsillo para sacar esta fantástica guía 🙂

GESTICULA

Todo suma. Si te mueres de hambre haz gestos con las manos y cómete literalmente el aire. Lo que sea. Los gestos son el idioma universal, y si lo combinas con sonidos y ruidos ya ni te cuento.

¿Quieres ir al baño? No hace falta tampoco que profundice en los detalles, ¿no? Saca tus magníficas dotes teatrales y dales por fin el uso que se merecen.

INTENTA SONREÍR TODO LO QUE PUEDAS

Aunque te pille en mal momento y no tengas muchas ganas, un poquito sí, ¿no?

Tus probabilidades de que te echen una mano crecen exponencialmente cuando sonríes. La mejor manera de conectar personas desde que el ser humano llegó a este mundo.

 

Aquí acabo. Espero que con todo esto te sientas un poco más preparado o preparada para dar rienda suelta a tus aventuras por el mundo.

Si estás pensando en alguien a quien ésta guía podría resultarle útil, ¡compártela! Cuanta más gente se pueda beneficiar de ella mucho mejor , ¿no?

¡Nos vemos en los comentarios! Siéntete libre para escribir tus impresiones o lo que más te apetezca 🙂

Foto: Un extracto de una de las páginas de mi libreta.

4 libros para entender un poco más del mundo laboral

4 libros para entender un poco más del mundo laboral

 

Estamos en un momento privilegiado.

 

Nunca fue tan fácil tener acceso a tanta información de calidad sobre cualquier temática. A día de hoy no hay excusa que valga para no empezar a aprender sobre el tema que sea y expandir horizontes.

Hoy quiero compartir contigo 4 libros que pusieron patas arriba todo mi sistema de creencias en torno al trabajo, al empleo y a todo lo relacionado con ganarse el pan.

Hay algo que todos estos libros tienen en común: Son libros que me han enseñado algo que antes no sabía, y además son prácticos, es decir, proponen acciones al lector para que no se quede todo en un etéreo de ideas y más ideas.

¿Cuáles son esos libros? Te los presento con nombres y apellidos 🙂

 

1. La semana laboral de 4 horas. Timothy Ferriss

“Concéntrate en lo que sabes hacer bien, el resto delégalo”

 

Este libro, ya bastante conocido, llegó a mis manos recién salido de la Universidad. De aquella andaba mandando curríulums para mis primeros trabajillos, mientras de reojo miraba lo que se suponía que me esperaba: Pocas vacaciones, cero control sobre mi tiempo, etc.

Tim Ferris se dedica a tumbar mitos en torno a la concepción de la jornada laboral. 4 horas a la semana, no hace falta más. Pero eso sí, haz las cosas bien.

“Pregúntate siempre: ¿estoy siendo productivo o solamente activo? ¿Me estoy inventando cosas que hacer para no hacer lo importante? La mayoría de las actividades son para llenar tiempo.”

Aquí no hay humo. Tim Ferris cuenta su historia, lo que le fue bien y lo que no. Ni más ni menos que lo que él tuvo que hacer para crearse un modelo laboral a su medida.

Una guía para que los demás empecemos a andar un camino que nos permita ganar en libertad y control en nuestro trabajo.

“Estar ocupado suele ser un pretexto para evitar unas pocas acciones incómodas. Haz al día una acción incómoda.”

Al final de cada capítulo se propone además un reto al lector para sacarle de su zona de confort. Es una manera de empezar a hacer cosas distintas, a cambiar el chip. Aviso, no son retos precisamente cómodos. Ejemplos:

  • Intentar hablar por teléfono con alguien a priori inaccesible (Un ministro, alguien famoso, etc.)
  • Tumbarte en el suelo en la plaza de tu ciudad durante un minuto de reloj.
  • Aguantar la mirada a desconocidos hasta que la otra persona la retire primero.

 

En Inglés The 4 hour work week

En Español La semana laboral de 4 horas

 

2. Ikigai, de Sebastian Marshall

“Ten en mente que un día vas a morir. Haz algo interesante antes de que ocurra”

 

Ikigai es el libro para dejar de procastinar y pasar a la acción. Un libro que te agarra de frente, te sacude y te saca del camino de la autocompasión y las excusas.

¿Qué vas a poder encontrar dentro? Te paso mi top 3 de recortes para que veas de qué va el tema:

“Hay veces que me frustro por no llegar a mis objetivos, ¿pero por alcanzar la felicidad? ¿En serio?. No me malinterpretes, todos necesitamos felicidad, pero personalmente considero que hay cosas mucho más importantes que yo mismo, y sobre todo más importantes que darme placeres.”

“¿Cuándo fue la última vez que diste lo mejor de ti misma en algo y fallaste? ¿Que pierdes realmente cuando las cosas no salen como esperabas? ¿Tu orgullo? ¿Vas a sobrevivir a ello? ¿Si? Entonces falla más.”

“A la vez que aprendes, crea. En algún momento vas a encontrar una causa realmente importante y entonces apreciarás el hecho de haber ganando experiencia habiendo creado antes.”

Sebastian Marshall lo ve claro. ¿Sabes qué es lo que quieres hacer? Deja de pensar y hazlo. ¿No? Empieza a cultivar una serie de aspectos en tu vida para cuando sí lo sepas:

 

Desarrolla tu propio sistema ético.

Haz buenos amigos, consejeros y mentores que sean personas fuertes y decentes.

Aprende habilidades universalmente útiles (negociación, escritura, hablar en público, artimética…).

Consigue algunas referencias positivas.

Ahorra algo de dinero.

Estudia historia para saber qué es posible.

Establece buenos hábitos.

Ponte sano y en forma.

Aprende cómo pensar.

El libro solo puede encontrarse en Inglés. Si aún no hablas Inglés, ten en cuenta que te estás perdiendo la mitad de la tarta. Yo empezaría a ponerle remedio 😉

 

En Inglés: Ikigai

 

3. El código del dinero, de Raimon Samsó

“El secreto del éxito está en saber lo que quieres y estar dispuesto a pagar el precio para conseguirlo”

 

¿Qué es el dinero? Posiblemente entre las respuestas más escuchadas te suene alguna de estas: Una ruina, fruto de codicias y competitividades, motivo de pobreza, explotaciones o causa de muchos de los males de hoy en día.

Raimon Samsó es un experto financiero con un altísimo valor humano y preocupación por las personas.

Su libro habla del dinero, de cómo funciona, de cómo llegar hasta él y de como acercarlo a nuestras vidas.

“He descubierto que cuando disfrutas, ganas más que cuando no.”

Trata en detalle la mala relación que la mayoría de nosotros tenemos con él, cómo le cargamos la culpa de todo lo que no nos gusta y, en consecuencia, lo alejamos de nuestras vidas.

“Cuantas más personas sirvas y cuanto mejor les sirvas, mejor te irá. Cuanta más gente sirvas, más dinero llegará a ti.”

La primera mitad del libro se centra en sacudirnos de encima todas nuestras creencias nocivas en torno al dinero para construir otras más saludables.

“Yo creo que la mayor garantía para contar siempre con trabajo e ingresos es tu creatividad; si no fallas ahí, todo irá como la seda.”

La segunda es más práctica, y viene a explicar cómo funciona el dinero y de qué manera aumentar lo que ganamos.

“En lugar de promocionar lo que haces, enfócate en las soluciones que proporcionas. Tus clientes quieren oír hablar de beneficios y resultados, no de metodologías.”

El código del dinero es un libro para desaprender y empezar con un cambio de actitud. Una cambio de actitud que coloca al dinero como una mera herramienta de intercambio de valor.

 

En Español: El Código del Dinero 

 

4. Linchpin, de Seth Godin

“Arte es lo que creas cuando nadie te dice exactamente cómo tienes que hacer las cosas. Tu arte es el acto de coger responsabilidad, desafiar el status quo y cambiar lo establecido”

 

Linchpin fusiona dos conceptos: trabajo y arte. Arte entendido no como disciplina de nada, sino como el ejercicio de crear algo nuevo y revolucionario.

“El arte no es pintar. El arte está en ser creativo, apasionado y apostar por algo propio.”

En este libro se presenta el empleo de toda la vida como un sistema de piezas intercambiables. Una realidad difícil, pero realidad al fin y al cabo.

¿Qué puedes hacer tú para no verte envuelto en esta espiral de abaratamiento? Según Seth Godin, Aportar soluciones valiosas y creativas. Ser diferente, ser genuina.

“Recuerda que siempre habrá alguien que pueda hacer tu trabajo más rápido, más barato o un poco mejor que tú.”

Si crees que no eres una persona creativa, sácate cuanto antes ese pensamiento de la cabeza. Lo eres, al igual que cualquiera.

“Una manera de ser creativo es acostumbrarse a generar malas ideas. Hazlo muchas veces y verás como de vez en cuando se te cuela alguna buena.”

Confiar en que tu puesto de trabajo está garantizado por hacer exclusivamente lo que te mandan está cada vez más en entredicho.

Linchpin es un libro que ofrece una visión realista del planteamiento laboral a través de un lenguaje sencillo y directo.

Si tienes curiosidad acerca de a dónde nos dirigimos con todo esto de los robots, las grandes empresas llevándose toda su producción a otros continentes y cosas así, te recomiendo que le eches un vistazo.

 

En Español: ¿Eres imprenscindible?

En Inglés: Linchpin: Are you indispensable?

 

Espero que con todo esto te haya entrado un poco de apetito lector.

Aprovecho para decir que últimamente ando en busca de nuevos horizontes lectores. ¿Alguien se anima a darme alguna recomendación? 🙂

 

Página 1 de 41234